Leishmaniosis, cómo evitarla


La leishmaniosis es una enfermedad causada por un parásito microscópico, llamado Leishmania infantum, que afecta a perros principalmente, aunque puede afectar a otras especies animales como el ser humano. El parásito llega a la sangre de un animal sano a través de la picadura de un mosquito del género Phlebotomus, que previamente lo ha ingerido al picar a un animal infectado. De esta forma la enfermedad se transmite entre individuos. En España esta enfermedad está muy extendida, habiéndose producido varios brotes en humanos. Debido a la gravedad de la patología en nuestras mascotas y que puede transmitirse a los dueños es importante utilizar todas las medidas preventivas que tengamos a nuestro alcance, combinándolas de forma adecuada para tener una protección total.

Los signos de la enfermedad son muy inespecíficos, casi cualquier síntoma puede estar causado por la leishmaniosis. Dentro de esta podemos encontrar un cuadro de leishmaniosis visceral con alteraciones de la orina, vómitos y delgadez extrema; un cuadro de leishmaniosis articular con cojeras, dolor de articulaciones y poliartritis y un cuadro de leishmaniosis cutánea, el más leve, con heridas que no curan, mal aspecto del pelo o piel y gran crecimiento de las uñas. Una vez un perro se infecta no hay tratamiento que permita la curación completa, aunque en la actualidad existen medicamentos que permiten estabilizar al animal y evitar que muera por la enfermedad. Sin embargo estos fármacos son muy agresivos, por lo que sólo pueden usarse en animales sanos sin daños internos. Hay también algunos animales que no responden al tratamiento o que recaen ante cirugías u otras enfermedades, por lo que la prevención es lo más efectivo para disfrutar muchos años de nuestro mejor amigo. ¿CÓMO PREVENIRLA?

  • Antiparasitarios externos: en el mercado hay productos para repeler al mosquito que transmite la enfermedad. En Centro Veterinario Yubarta te indicaremos cuales son los más adecuados para tu mascota. Existen tanto collares como pipetas que se pueden combinar, especialmente en animales que vivan en el exterior. Es muy importante usarlos cuando la temperatura esté por encima de los 15ºC y seguir las indicaciones del producto, tanto en modo de empleo como en frecuencia, para obtener la máxima efectividad.

  • Vacuna: desde hace varios años existe en el mercado una vacuna específica para este parásito. A pesar de ser un gran avance en la lucha contra la enfermedad debido a que no posee una eficacia del 100%, no puede emplearse como método preventivo único.

  • Otras medidas: el uso de mosquiteras o mantener a los animales en el interior desde el atardecer hasta el amanecer (horas de mayor actividad del mosquito) son dos medidas muy útiles para prevenir la leishmaniosis. Podemos también usar repelentes de mosquitos y evitar acúmulos de madera o agua en el jardín (donde los mosquitos pueden criar).

Es muy recomendable realizar un test de diagnóstico de leishmaniosis de forma anual, pasados 3 meses desde el final de la época de calor (diciembre-febrero). Se trata de una prueba para la que sólo necesitamos una gota de sangre y en media hora tendremos un resultado. Si es negativo podemos asegurar que nuestro animal no hay sido infectado durante la época de calor y en la siguiente temporada deberemos tomar de nuevo medidas preventivas para que continúe sano. Si el resultado es positivo os explicaremos el protocolo a seguir para confirmarlo e iniciar un tratamiento. Un diagnóstico temprano, antes de que aparezcan síntomas, mejora notablemente el pronóstico.

Entradas recientes
Archivo

Calle Bravo Murillo, 84 - 28003 Madrid        

HORARIO

Lunes a Viernes

Mañanas 11:00-14:00

Tardes 15:00-19:00

- Necesaria cita previa - 

Sorteo.png