Leucemia e inmunodeficiencia felinas

Para la mayoría de los amantes de los gatos las palabras "sida felino" no son desconocidas, sobre todo para aquellos que se dedican al rescate y adopción de gatos abandonados o callejeros. Desde hace ya bastantes años estas enfermedades de los gatos son un motivo de preocupación para muchos dueños, aunque la mayoría desconocen cómo se transmiten, los riesgos que entrañan para los animales y el pronóstico de cada una. Aquí intentaremos aclarar las dudas más habituales.

¿Qué son?

La leucemia felina (FeLV) y la inmunodeficiencia felinas (FIV) son dos enfermedades crónicas exclusivas de los felinos (no afectan a otros animales ni al ser humano) y relativamente frecuentes en el gato doméstico. Están causadas por dos virus de la familia de los retrovirus, la misma que causa el SIDA en humanos.

¿Cómo se transmiten?

Una gato con leucemia felina elimina virus a través de la saliva principalmente. La vía de contagio más frecuente es el lamido y los mordiscos, al atravesar el virus presente en la saliva las mucosas del gato sano. La supervivencia del virus fuera del cuerpo es muy limitada, por lo que la transmisión exige habitualmente un contacto estrecho entre ambos animales. Aunque el riesgo de contagio no es del 100%, no se recomienda que gatos enfermos de FeLV convivan con gatos sanos.

En el caso de la inmunodeficiencia el virus se elimina también por saliva principalmente. En este caso el contagio es más difícil, ya que el virus no tiene apenas capacidad para atravesar las mucosas. Por tanto es necesario que llegue directamente al torrente sanguíneo a través de un mordisco que cause una herida profunda. Esta es la razón por la que animales sanos y enfermos de FIV pueden convivir siempre que exista una buena relación y no haya problemas de agresividad entre ellos.

En ambos casos la transmisión se puede realizar también de la madre a los cachorros durante la gestación, a través de la placenta y durante la lactancia a través de la leche, razón por la que los animales enfermos o en los que se desconoce su estado sanitario no deben criar.

Se trata, por tanto, de enfermedades raras en gatos de criadero pero habituales en gatos con acceso al exterior, gatos callejeros o animales de colectividades (perreras, colonias...).

¿Qué síntomas provoca?

En ambas enfermedades existe un pequeño porcentaje de animales donde el virus se introduce en sus células sin extenderse, quedando portadores de la enfermedad, pero sin padecer ningún síntoma.

Sin embargo, la mayor parte de ellos desarrollan los síntomas habituales.

* En el caso del virus de la inmunodeficiencia el más afectado es el sistema inmunitario. El gato sufre una bajada de defensas que le predispone a padecer otras enfermedades. Es frecuente también observar gingivitis, pérdida de dientes y úlceras en la boca que pueden aparecer y desaparecer en determinadas temporadas.

* La leucemia felina provoca síntomas más graves que van desde una bajada de defensas similar al FIV hasta anemia, problemas gastrointestinales y respiratorios, mal aspecto general y tumores, principalmente linfomas.

En ambos casos los gatos enfermos suelen ser más delicados de salud y es muy importante que tengan una buena alimentación, un ambiente de bajo estrés y que se acuda al veterinario ante cualquier síntoma extraño.

¿Cuánto puede vivir un gato enfermo?

La inmunodeficiencia no suele causar un acortamiento de la esperanza de vida. De hecho, con unos cuidados adecuados, la longevidad de un gato positivo es muy similar a la de un gato sano.

En el caso de la leucemia depende de la evolución de la enfermedad. Aunque existen gatos con un cuadro prácticamente inexistente, la mayoría desarrolla tumores entre los 2 y los 5 años, por lo que la esperanza de vida es notablemente más corta que la de un gato sano.

¿Cómo se diagnostican?

El diagnóstico temprano se realiza mediante un test, para el que se necesita sólo unas gotas de sangre. Es recomendable realizárselo a todos los animales que llegan nuevos a casa, sobre todo cuando ya hay otros gatos en el domicilio y principalmente si provienen de un entorno no controlado. En caso de dar positivo el protocolo que suele seguirse es la confirmación mediante otra prueba pasadas unas semanas o bien la realización de analíticas más complejas para confirmar la presencia del virus.

¿Qué precauciones debo tener con un gato nuevo?

Los gatos que provienen de criaderos serios incluyen un certificado que los clasifica como libres de ambas enfermedades, al estar los padres controlados sanitariamente. En este caso no es necesaria ninguna precaución en este sentido y el nuevo miembro de la familia puede relacionarse con el resto de mascotas desde el primer momento, respetando los períodos de adaptación.

En el caso de animales que provienen de madres no controladas (se desconoce si padecen la enfermedad, salen al exterior o son callejeras) y en el caso de animales abandonados, ya sean cachorros o adultos, es muy importante realizar una cuarentena de, al menos, un mes. Durante este período no podrán contactar con otras mascotas, a fin de evitar contagios de estas o de cualquier otra enfermedad. Tras ese período se les pueden realizar las pruebas de diagnóstico para determinar sin se trata de animales sanos o con la enfermedad.

Como conclusión decir que las tendencias en cuanto al manejo de estas enfermedades, por suerte, ha cambiado mucho en estos últimos años. Cada vez son menos los animales que se diagnostican con FeLv o FIV debido a que los dueños de gatos están cada vez más concienciados y las visitas al veterinario son habituales. Esto permite detectar a tiempo muchas enfermedades y evitar el contagio. Por otro lado los animales enfermos, gracias a los buenos cuidados actuales, tienen cada vez mejor calidad de vida y mayor esperanza de vida, por lo que muchos dueños optan por darles una oportunidad. Por estas razones desde Centro Veterinario Yubarta rechazamos por completo la eutanasia como primera opción ante un resultado positivo y apoyamos por completo las iniciativas de asociaciones privadas que se dedican concienciar, educar y buscar buenos hogares para animales enfermos.

Entradas recientes
Archivo

Calle Bravo Murillo, 84 - 28003 Madrid        

HORARIO

Lunes a Viernes

Mañanas 11:00-14:00

Tardes 15:00-19:00

- Necesaria cita previa - 

Sorteo.png