Método C.E.S.

En los últimos años la preocupación por los animales callejeros ha llevado a la implantación cada vez más extendida de un método ético de control de colonias felinas, el método C.E.S. (captura-esterlilización-suelta). El fin es la reducción de la reproducción, con el objetivo de minimizar el número de individuos y, con ello, las molestias que pueden causar en zonas urbanas (olores, peleas, suciedad...) y rurales (disminución en las poblaciones de las especies presas).

El control responsable de las colonias felinas se basa en cuatro puntos:

  1. Esterilización: los animales se capturan con ayuda de jaulas trampa y redes. No hay que olvidar que se trata de animales callejeros que nunca han tenido contacto cercano con personas, por lo que el carácter de algunos individuos puede ser agresivo al manipularlos. La esterilización consiste en una cirugía en la que se extirpan los órganos reproductores de hembras y machos para evitar camadas y comportamientos que pueden ser molestos (peleas, maullidos, marcaje con orina...). Los animales esterilizados se marcan con un corte en la punta de la oreja, normalmente en forma de V, para evitar capturarlos más de una vez.

  2. Cuidados: las colonias controladas correctamente siempre disponen de instalaciones para que los animales se resguarden. Igualmente los encargados de las colonias los alimentan con pienso seco, que reduce suciedad y olores. Una buena alimentación es importante para mantener un buen estado de salud.

  3. Control sanitario: los animales, en el momento de la esterilización, se revisan y desparasitan y, periódicamente, se repite este procedimiento. De esta forma se mantiene la colonia sana se evita la aparición de parásitos que pueden afectar a las personas. También es necesario tratar a los animales enfermos y capturar a aquellos que necesiten atención veterinaria.

  4. Control de población: es el último punto de un control responsable de colonias felinas. Tener un control de los animales que la forman permite identificar a los animales nuevos. Algunos pueden ser individuos errantes, machos habitualmente, y otros pueden ser caseros (perdidos y abandonados). Estos últimos deben ser recogidos y rebicados en casas de acogida para buscar a su familia, si la hubiera, o prepararle para entregarlo en adopción.

Esta tarea en la mayor parte del país se lleva a cabo de forma altruista por protectoras y particulares amantes de los gatos, que se enfrentan a diario con ciudadanos que no quieren la presencia de estos animales en sus vecindarios. Sin embargo ésto es algo imposible, ya que cuando se retiran a los animales de la zona (tras la llamada a la perrera) otros gatos de zonas cercanas colonizan el área vacía. Por tanto, es preferible realizar un control ético y responsable mediante el método C.E.S. que minimice las molestias de las personas y evite el sufrimiento de los animales.

Decir que en el Ayuntamiento de Madrid, como en otros ayuntamientos de España, existe un censo donde los cuidadores pueden registrar la colonia que cuidan para poder alimentarlas y controlarlas de forma legal. Desde Centro Veterinario Yubarta animamos a la gente a colaborar con protectoras y animalistas en esta tarea, que lleva detrás el trabajo de muchos voluntarios.

Entradas recientes
Archivo

Calle Bravo Murillo, 84 - 28003 Madrid        

HORARIO

Lunes a Viernes

Mañanas 11:00-14:00

Tardes 15:00-19:00

- Necesaria cita previa - 

Sorteo.png